MI JACA

 

El tronío,       la guapeza, la solera        y el embrujo de la noche sevillana

no lo cambio       por la gracia cortijera           ni el trapío de mi jaca jerezana.

A su grupa voy lo mismo que una reina con espuelas de diamantes a los pies

que luciera por corona y como peina, que luciera por corona y como peina

la majeza del sombrero cordobés.

 

 

¡Mi jaca galopa y corta el viento cuando pasa por el puerto caminito de Jerez!

La quiero lo mismito que a gitano que me está dando tormento por culpita del querer.

¡Mi jaca galopa y corta el viento cuando pasa por el puerto caminito de Jerez!

 

 

A la grupa    de mi jaca jerezana    voy meciéndome altanera y orgullosa

como mece    el aire por mi ventana        los geranios, los claveles y las rosas.

Cuando trota por el polvo del sendero a su paso para mí forma un altar

que ilumina el resplandor de los luceros, que ilumina el resplandor de los luceros

y que alfombra la emoción de mi cantar.

 

¡Mi jaca galopa y corta el viento cuando pasa por el puerto caminito de Jerez!

¡Caminito de Jerez!

 

 

TUNA DE DERECHO DE VALLADOLID, 1999