HORAS DE RONDA

 

Con algazara cruza por la población, la alegre tuna desgranando una canción

canción amante, canción de ronda, que hace feliz a la mujer en su ilusión.

Por una escala de guitarras y bandurrias, trepan las notas hasta el último balcón.

 

Horas de ronda de la alegre juventud, que abren al viento surcos de noble inquietud.

Sal niña hermosa, sal pronto a tu balcón, que un estudiante, te canta con pasión.

Horas de ronda que la noche guardará, como un recuerdo que jamás se borrará,

la estudiantina te dice adiós mujer y no suspires, que pronto ha de volver.

 

 

Horas de ronda de la alegre juventud, que abren al viento surcos de noble inquietud.

Sal niña hermosa, sal pronto a tu balcón, que un estudiante, te canta con pasión.

Horas de ronda que la noche guardará, como un recuerdo que jamás se borrará,

la estudiantina te dice adiós mujer y no suspires, que pronto ha de volver.

 

 

Rasga el silencio de la noche una canción que busca abrigo en un amante corazón

Horas de ronda, rumor de capas y una letrilla que se enreda en un balcón.

Tras los cristales una sombra femenina, escucha atenta temblorosa de emoción.

 

 

 

TUNA DE DERECHO DE VALLADOLID, 2000